Menu conselleries

Artículos

VIDA SALUDABLE

Imagen de la pelcula: LE GAMIN AU VÉLO.

La salud física y la salud mental están estrechamente ligadas y se influyen mutuamente, por eso es muy importante llevar un estilo de vida saludable.

Una buena alimentación es importante para el crecimiento y el desarrollo en general. Comer correctamente ayuda a tener:

• Una buena capacidad de aprendizaje
• Un buen nivel de energía que facilite el buen rendimiento
• Favorece un buen estado de ánimo.
• Y facilita el sueño.

A menudo los niños y jóvenes con problemas de salud mental son propensos a comer mal. Tener cuidado de los hábitos de alimentación puede beneficiar de manera importante el curso de la enfermedad.

Realizar actividades físicas de manera regular reduce el riesgo de muchas enfermedades, ayuda a controlar el peso y fortalece los músculos, huesos y articulaciones. Igualmente hay estudios que demuestran que el ejercicio es una poderosa herramienta para mejorar la salud mental y la salud cognitiva.

Del mismo modo, dormir las horas necesarias también contribuye a sentirse bien, poder participar y estar más atentos en la escuela y en las actividades de la vida cotidiana , así como también ayuda a regular el estado de ánimo y el comportamiento . Para los niños y jóvenes con problemas de salud mental, dormir suficientemente también se ha asociado con un menor número de problemas de conducta emocional, incluyendo menos agresividad, hiperactividad, depresiones y ansiedad. Igualmente favorece la capacidad de concentración.

Salir, relacionarse, tener amigos, disfrutar de la naturaleza son otros aspectos que también influyen muy positivamente en la autoestima personal, el buen humor y la capacidad de afrontar posibles situaciones de estrés.