TRASTORNOS DE ANSIEDAD

¿Qué son los trastornos de ansiedad?

Los niños o los adolescentes que los padecen presentan una ansiedad intensa, desproporcionada y persistente. Tiende a tener un tipo de pensamiento particular que se caracteriza por ser exagerado, irracional, negativo y difícil de controlar. Estos pensamientos les causan un gran sufrimiento y, en consecuencia, tienen una gran repercusión en el ámbito personal, social y académico.

El miedo, la preocupación y la vergüenza son propios del ser humano. Lo que define el trastorno de ansiedad es la intensidad o la frecuencia desmedida con la que aparecen.
Se pueden presentar diferentes tipos de ansiedad:

  • Trastorno de ansiedad por separación: es la ansiedad intensa de estar alejado de los padres o de los cuidadores principales.
  • Trastorno de ansiedad fóbica: ansiedad y miedo intensos a una situación, a una actividad o a un objeto, por este motivo tienen la tendencia a evitarlos.
  • Trastorno por ansiedad social: temor intenso y persistente ante situaciones sociales o de ser el centro de atención.
  • Trastorno por ansiedad generalizada: ansiedad y preocupación excesivas por diferentes sucesos o actividades cotidianas.
  • Trastorno obsesivo compulsivo: presencia de pensamientos (obsesiones) y conductas (rituales) repetitivos que causan un intenso malestar y una gran pérdida de tiempo y que tienen una repercusión significativa en la rutina habitual.
  • Trastorno por estrés postraumático: después de haber experimentado o de haber sido testigo de un hecho traumático, se continúa reviviendo la situación y se intenta evitar todo aquello que se lo recuerde.
  • Trastorno por pánico: aparición súbita e inesperada de crisis de angustia de forma repetida y frecuente.

En la infancia y en la adolescencia se da en, aproximadamente, 6-7 niños de cada 100, pero se diagnostica con dificultad y muchos casos quedan sin detectar.

¿Cómo se diagnostican?

El diagnóstico de los trastornos de ansiedad requiere presentar unos criterios clínicos consensuados, cuya característica principal y común es la ansiedad o el miedo, que son sentimientos intensos, desproporcionados y que causan un gran malestar.

¿Cómo se tratan?

El tratamiento debe ser multimodal. Debe incluir la educación de las características del trastorno a los padres y a los niños o a los adolescentes, la intervención psicológica y el tratamiento farmacológico en los casos que, clínicamente, lo precisen.