SALUD MENTAL Y TRASTORNOS MENTALES

Imagen de la película: LE RENARD ET L'ENFANT.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como el estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades (afrontar las tensiones normales de la vida, trabajar de manera productiva y fructífera y ser capaz de hacer contribuciones a la comunidad).

Por contraposición, se pueden entender los trastornos mentales como alteraciones conductuales o psicológicas que interfieren en el pensamiento, en los sentimientos, en el humor, en las habilidades para relacionarse con los demás y en el funcionamiento diario de las personas.

Los trastornos mentales pueden afectar a cualquier persona sin importar su edad, su raza, su religión o su clase social y no son el resultado de ninguna debilidad personal, ni de falta de carácter o de disciplina.

Lo más importante es saber que las enfermedades mentales son tratables y que la mayoría de personas que tienen un trastorno mental y que siguen un tratamiento adecuado experimentan una clara mejoría.

El tratamiento médico, junto con los tratamientos psicosociales, la terapia cognitiva conductual, la terapia interpersonal, los grupos de apoyo y otros servicios de la comunidad pueden ser un buen abordaje para hacer frente a la enfermedad y pueden facilitar la recuperación del paciente. Igualmente hacer una dieta equilibrada, practicar ejercicio físico, descansar adecuadamente, mantener unas buenas relaciones interpersonales y efectuar actividades (remuneradas o voluntarias) contribuyen a mantener la salud y el bienestar total de las persones e, incluso, pueden ayudar, también, a su recuperación.